El proyecto de Quique Setién al frente del Real Betis

Si desarrolla ciertos recursos para fabricar juego a un nivel mayor, será lo que quiera. Sin tiempo para saber que significa el fútbol español en su grado más alto, no hace falta preocuparse por él. Sabe lo que tiene que hacer.

En esas, con el pasar de los meses, Quique Setién, en perpendicular con el crecimiento del equipo, fue dando alternativas al talento emergente: Fabián Ruiz, Junior Firpo, Francis. La cantera fue tomando relevancia en sus planes, sumando frescura a un equipo que contaba con gente contrastadísima como Guardado, Javi García, Marc Bartra, Mandi, Camarasa o León. Un buen día, apareció un chico de 24 años, llamado Lorenzo Morón, y ganó al Villarreal con un zapatazo tan seco como gracioso.
Los verdiblancos han aprovechado las particularidades de sus hombres de ataque para ser muy agresivo con balón en campo contrario en determinadas fases del campeonato. Quien quisiera correr, podría correr, quien quisiera agitar, podría agitar, quien deseara pausar, podría pausar. Por eso, encontrar a Loren Morón, ha sido tan sencillo. Para el Betis y para el jugador.
Tenemos todas las camisetas de tus equipos y selecciones favoritas para adulto y niño

El proyecto de Quique Setién al frente del Real Betis ha terminado siendo también el suyo porque estaba predestinado a construir una identidad propia, a firmar su autoría desde el primer momento. Sin embargo, la plantilla, por calidad y posibilidades, podría haber sido el proyecto de cualquier otro entrenador que manejara tanto talento. Con calidad en todas las líneas y profundidad para competir ante cualquier oponente, vaticinar éxito en la temporada de los béticos era una posibilidad realmente factible, fuese el camino que se hubiera elegido. Entre todo su potencial, Setién podía contar, por ejemplo, con una delantera formada por Sergio León, Tonny Sanabria o Rubén Castro, un trío del que saldrían satisfechos la enorme mayoría de clubes de la Primera División.
Tanta proyección ves al canterano del betis?. Guiza en contexto liga española lo recuerdo élite, pero su aventura turca (y su alta ficha correspondiente) le mató.
Su golpeo me recuerda mucho al de Muller. Parece poco “ergonómico” y a veces va mordida, pero siempre va con potencia buscando un palo.
Solo digo que hay que ser muy cauto a la hora de juzgarle. Con 24 años, tendría que tener ya un par de años en primera y no acabar de debutar.
Su movilidad y disparo, las mejores virtudes de Loren.
Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas!
Morón proyecta un brillo intransferible que sólo tienen los delanteros puros. Su dinámica de movimientos, en apoyo, en olfato, en arrancada y en definición sitúan su presente y su futuro en la órbita de los eficaces, fiables y demoledores. Nacido con un don para el disparo, potente, directo y ajustado, ello le confiere un plus a sus equipos. Perteneciente a la clase de ariete que sin tocar demasiado el balón se procura varias ocasiones por partido a través de sus extraordinarios movimientos, Morón enfoca todo su fútbol a dos acciones yuxtapuestas: salida de marca y disparo a puerta. No obstante, no es lo único que le define y le caracteriza.